sábado, abril 30

El Instituto de Higiene (1903)

En el céntrico Paseo Colón y frente al conocido local del Museo de Arte de Lima (MALI), se encuentra otro bello edificio donde actualmente funciona el Centro de Estudios Histórico Militares del Perú (CEHMP) bajo la dirección del Ejercito Peruano. Su fachada es similar a la del Pabellón del Perú en la Exposición Universal de París del año 1900, edificio que luego fue desarmado y traído al Perú, y del cual muchos creen que se rearmo y es el actual CEHMP del Paseo Colón. En este articulo veremos que esta historia no es exacta.


El Pabellón de Perú en la Exposición Universal de París del año 1900 sirvió para exponer ante el mundo muchos productos de nuestra tierra, lo mismo que sus artes y cultura. Era un vistoso edificio de dos plantas de influencia neo renacentista, obra del arquitecto francés Ferdinand Gaillard y cuya construcción fue financiada por el Gobierno Peruano. Al finalizar la Exposición -que abarcó un área similar a nuestro actual Centro Histórico- cada país debía llevarse su pabellón. Aunque el gobierno peruano hizo muchos intentos por venderlo y hasta obsequiarlo allá en París, finalmente fue embarcado hacia nuestro país.



El Instituto de Higiene

En 1901 la Municipalidad de Lima, había contratado al bacteriólogo italiano Dr. Ugo Biffi Gentille, como Médico Higienista y, fuera de sus tareas propias de su profesión, le encargó para que bajo su dirección, el Ing. Carlos León Carty (empleado de la sección de Obras de la Municipalidad) se diseñe y construya el Instituto de Higiene entre otras obras (también se les encargó la construcción del Lazareto de Guía). Ello se debió a que se quería unificar en un solo lugar el Laboratorio Químico Municipal que funcionaba en el Parque Colón (hoy Parque Neptuno), y el recientemente creado Laboratorio Bactereológico, para cuya ubicación original se escogió el Pabellón “Gótico” del Parque de la Exposición. Es así, que en el año 1903 la Municipalidad decide levantar un nuevo edificio en los terrenos de su propiedad que tenía en el Parque Colón, frente al paseo del mismo nombre.

Estando el proyecto listo para iniciar su construcción, la Municipalidad recibe como obsequio por parte del Gobierno, el material que se había traído de Francia y que formaba parte del pabellón de Perú, con la condición que debía ser rearmado. Es así, que el proyecto del Instituto de Higiene se decide cambiarlo, adaptando en lo posible el material obsequiado pero “reproduciendo fielmente la elegante arquitectura del pabellón que tuvo el Perú en la última exposición de París(1)”.

Es decir, se habla solo del estilo arquitectónico, mas no de la distribución del edificio en sí. Es más, esto queda muy claro en el siguiente texto:

“Terminado el proyecto de la planta baja, creyose conveniente adoptar la fachada del pabellón de Perú en la Exposición de París, cuya armazón de fierro entregó el Gobierno al Concejo
…..
En él se aprovechan el material de construcción y dibujos de elevación del Pabellón que el Perú tuvo en la Exposición de París de 1900, y no es en realidad, sino la adaptación del estilo arquitectónico del citado edificio al proyecto que nosotros presentamos anteriormente como modelo.
….
Al tratar de la construcción, se describirá la manera como se ha aprovechado los materiales en referencia, cierto que con destino diferente al que tenían en el edificio original, pero, ya se ha dicho, el estado de ellos y los mayores gastos que hubieran ocasionado las piezas nuevas para el ensanche que era necesario hacer no habrían reportado mayores ventajas respecto a la manera como hoy se ha obtenido esa reproducción.

La disposición general y el área del edificio se han estudiado de manera de reunir en un solo local los laboratorios de Bacteriología y Química aplicadas a la Higiene; y de reproducir al mismo tiempo, ensanchadas convenientemente, las fachadas del antiguo Pabellón del Perú.(2)”


Construcción del Instituto de Higiene (Memoria Municipal 1902)

La distribución del edificio era distinta, como bien se describe a continuación: 

“El área que ocupa el Instituto Municipal de Higiene es de 750 metros cuadrados, es decir, dos terceras partes mayor que la que ocupaba el pabellón del Perú. La fachada cuenta con 4 ventanas más que la del original francés, dos en la planta baja y dos en la alta, y mide 32 metros de frente en vez de los 25 que el pabellón del Perú tenía. Además, el edificio original era de 10 metros de fondo y el actual de 23, habiéndose ensanchado proporcionalmente las torres y la cúpula(1)”.

Es comprensible que se requirió material adicional, pero además, no se pudo aprovechar todo el material que llegó desde París:

“De esta manera se ha logrado aprovechar todo lo servible de la estructura de fierro venida de Francia, que estaba bastante deteriorada maltratada y oxidada por efecto del largo tiempo que estuvo en el Callao expuesta a la intemperie. El poco fierro que queda podrá ser aprovechado por la municipalidad en la construcción de pequeños puentes para acequias etc., etc.”

La manera como se ha procedido a reproducir en Lima el pabellón del Perú que figuró en la última exposición de París, es, después de todo, la más económica; puesto que el suplir las piezas que faltaban y arreglar las otras habría demandado mayor gasto y ni aun así se habría conseguido un edificio tan sólido, amplio y duradero como el actual(1)”.


Planos del Instituto de Higiene (Memoria Municipal 1902)
Planos del Instituto de Higiene (Memoria Municipal 1902)

Sin embargo, lo que no se pudo aprovechar fueran los adornos de la fachada ni los azulejos que ellos contenían:

“La escalera y los marcos de las ventanas del pabellón del Perú se aprovecharán casi en su totalidad, desgraciadamente, las decoraciones que eran de terracota vidriada de colores, no existen y habrá que reemplazarlas.

Por fortuna, se ha encontrado en el país operarios capaces de imitar a la perfección esos adornos; de suerte que no será necesario encargarlo nuevamente a Europa.

Estas decoraciones constituirán una novedad arquitectónica en Lima, y darán un realce y una elegancia no sospechada al nuevo edificio. El edificio vendrá pues a servir no solo al saneamiento de la ciudad, sino al embellecimiento del paseo “Colón”, dando a los extranjeros que nos visiten idea satisfactoria de nuestra cultura(1)”.

Finalmente al concluir su construcción, el Instituto de Higiene tuvo tres cuerpos: el que tiene frente al Paseo Colón (32m x 10m) de dos niveles y otros dos cuerpos laterales de un solo nivel que se desprenden perpendicularmente desde sus extremos (que miden cada uno 13m x 5.75m). 

Los trabajos estuvieron bajo la dirección del Ing. Carlos León Carty siendo los constructores (obtenido mediante un “remate”) los hermanos Vals Blin.

El Instituto de Higiene fue inaugurado finalmente en 1903 y desde aquél entonces, se le reconoce como “el pabellón del Perú en la Exposición Universal de París de 1900” aun cuando estrictamente no es así.



En la década de 1930-1940 el local funciona como Comisaria hasta el 29 de mayo de 1962, fecha en la que fue cedida para que funcione, como hasta hoy el Centro de Estudios Histórico-Militar del Perú.

La historia de que el edificio del Instituto de Higiene es el Pabellón de Perú de París 1900 es un mito. El Edificio del Instituto de Higiene tiene la fachada y el estilo arquitectónico del Pabellón de Perú solamente, pero fue una construcción distinta.

Actual local del Centro de Estudios Histórico Militares del Perú (CEHMP)

¿Y como era el Pabellón de Perú en la Exposición de París?

En el próximo articulo trataremos con mas detalle lo que fue este pabellón, así como de los productos que se exhibieron, de la misma Exposición, y algunas curiosidades en su construcción. Asimismo, las diferencias entre el pabellón de Perú en París y el actual edificio del CEHMP en Lima.

*Investigación: Ing. Daniel Tipián Carbajal

Fuentes:
(1) Diario El Comercio, edición del domingo 04 de enero de 1903.
(2) Memoria de la Municipalidad de Lima de 1902.


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchas veces pasé por ahí, y no conocía la historia que escondía este hermoso palacio. gracias por la información, me es de mucha ayuda para seguir descifrando los misterios e historias de mi ciudad.

marec dijo...

- Bueno David y Daniel se apuntaron un poroto en desvirtuar una leyenda urbana, pero por otra parte como cuando se quita un caramelo de la boca, queda un sabor amargo y una desilusión . Espero que esto no sea motivo para que tanto sus actuales inquilinos como la MLM, no abandonen este local a su suerte y no se le considere como un patrimonio monumental (despojado un poco de su aura internacional y digno de por si de ser conservado, respetado y restaurado como debe ser). Algunas puntualizaciones. Me parece que el estilo en general, sería lo que llaman los huachafos de hoy “ecléctico” más que neorenacentista, dado que hay una mezcla de estilos, pero al estar tan bien combinados, no se ve nada mal. P.e. la disposición general en U ( trasunto arquetípico de la conformación en U de miles de años?, esto fue añadido aquí y no formaba parte del pabellón parisien). En la portada y en el primer cuerpo de las torres se advierten los frontones barrocos, el central en frontón partido con roleos casi verticales y un pequeño guiño al barroco peruano al contener entre sus brazos, el descenso de la especie de hornacina u óculo de luz con su ménsula , los laterales más bien integran un frontón triangular o mas bien multiforme de lados convexos conteniendo unas tarjas decorativas . Para completar el segundo cuerpo, colocaron un solo óculo de óvalo horizontal con guirnaldas que dan el aspecto de estar interrumpidos y adicionados en otro momento. Las ventanas de estilo bajo gótico casi isabelino, bíforas en un solo cuerpo y en los bajos con un ovalo vertical semejando un arco túmido u ojival árabe, los altos, más bien son bíforas independientes, unidas por una guirnalda en arco que les da el aspecto de ser un arco peraltado. La cúpula central que da luz a la escalera central monumental es un motivo más bien del neoclasicismo francés y le da una apariencia de observatorio astronómico o de invernadero, y en la última restauración ha sido cerrada por planchas de acrílico de colores ( en lugar de vidrio catedral o cristal reflejante de diverso tonos , que aparte de darle un feo aspecto se han desteñido con la luz y se ven desvaídas y sucias. Por ultimo las torrecillas semejando minaretes del más puro estilo múdejar, decoradas con yeserias en rombos y con tripleta de ventanas solo en el frente separadas por columnillas esbeltas , en el tercer nivel y por cinco ventanillas en el cuarto nivel , dando frente a todos los lados, coronadas por una gruesa moldura con canes y una balaustrada muy limeña ya la vez arábiga sostenida por postes esquineros . Por lo demás la decoración de guirnaldas y flores es influencia del estilo segundo imperio en boga todavía en esos momentos. Por lo demás, aunque no haya sido el original rearmado, no deja de ser una buena adecuación de planos y algunos materiales asi como un diseño originalísimo , reutilizando y adecuando una estructura para otros usos que sin se vea violentada sino mas bien conveniente y apreciada durante más de 100 años y que hay tenido diferentes usos tan diversos , que van desde un laboratorio bacteriológico hasta un centro de estudios militares pasando por una dependencia policial. Por cierto no solo fue comisaria en los 30 sino mas bien durante muchos años sirvio de sede a la 30 Cdcia de tránsito y se guardaban las motos en la parte posterior y la estructuras de los flancos ,se usaban como cuadras para el dormitorio de los guarias y se instalaron numerosas estructuras de servicios que felizmente han sido demolidas dando paso al inicial aspecto del edificio. Por cierto desde el año 1975 cuando el CEHMP estaba bajo la dirección del Gral De la Barra existia tambien la asociación pro memoria del Mariscal Ramón Castilla y tuve el honor de ser admitido en ambas instituciones.

Ursula Alvarado dijo...

Excelente investigación, Daniel y David, felicitaciones!!!

namor33 dijo...

Muy interesante reseña. Gracias por ayudarnos a conocer más de la historia de nuestra querida ciudad.

Josè Antonio Fonseca Sandoval dijo...

Hermoso e histórico edificio, ojalá que siempre sea conservado por su belleza y para el conocimiento de las nuevas generaciones principalmente peruanas.

Luis Miguel dijo...

Gracias por las fotografías, planos y descripción del edificio. Es parte de nuestra historia ciudadana que debemos saber contarla y transmitirla entre la familia, entre los conocidos del barrio. Este edificio como tantos otros de la capital es parte de nuestro patrimonio. Debemos de cuidarlos, protegerlos, admirarlos es lo que la ciudad y la historia nos ofrece. No nos olivemos de ellos. Gracias a quienes han tenido a bien compartir esta partecita de una Lima que se va perdiendo en el afán de darle paso al cemento, fierro y ladrillo, antes que a la creatividad y la innovación, que es un reto permanente y no la destrucción de autoridades incapaces e ignorantes.